Formulario de búsqueda

Destacados

Facebook

Instagram

RUTA DE LA NARANJA
Carcaixent, «Cuna de la naranja» Descubre los tesoros arquitectónicos que nos dejó la época dorada de la naranja y todos los secretos y la historia de este cultivo durante el siglo XIX.
27/08/2018

El párroco Monzó, el boticario Bodí y el escribano Maseres, plantaron en 1781, en la partida de les Basses del Rei de Carcaixent, el primer campo de naranjos. Pronto sus conciudadanos empezaron a plantar nuevos huertos y poco a poco otros pueblos próximos se sumaron siguiendo el ejemplo de Carcaixent. Es por eso que nuestro municipio es conocido como La Cuna de la Naranja. Este fruto llegó a ser el eje de la economía local, llegando a producir una situación agraria de monocultivo.

Desde el siglo XVIII el cultivo de la naranja ha marcado el rumbo de la historia y la economía local. Entre el inmenso legado que nos dejó la época de esplendor de esta economía citrícola destaca una arquitectura modernista muy peculiar que se ha conservado hasta nuestros días. Una de las joyas arquitectónicas que se conservan es el monumental Magatzem de Ribera conocido como «La Catedral de la Naranja».

Cabe destacar también las interesantes casas modernistas, de principios del siglo XX, con bellas fachadas que constituyen un testimonio de la prosperidad económica que  consiguió la población.

Especial relevancia tienen los denominados huertos monumentales, unas construcciones realizadas en las fincas de naranjos al abrigo de la burguesía local emergente. Actualmente se conservan muchos de ellos en buenas condiciones. Algunos de estos se pueden visitar en esta ruta ya que, desde hace un tiempo, sus propietarios han iniciado un proceso de transformación que los ha hecho resurgir y adaptarse a los nuevos tiempos, ofreciendo la posibilidad de realizar visitas que pueden incluir alguna degustación gastronómica e incluso alojamiento.