Formulario de búsqueda

Historia del Mercado Municipal

El Mercado Municipal, 75 años al servicio de Carcaixent

Carcaixent está de celebración. Desde finales del año 2009 ya lo largo de todo este, celebramos el 75 aniversario de uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad, el Mercado Municipal.


Esta magnífica construcción de estilo modernista es el lugar donde se desarrolla una actividad tan importante como es la de venta al por menor, de larga tradición en Carcaixent.

 
El Mercado diario se estableció en Carcaixent a principios del siglo XIX. Situado actual Plaza de Miguel Hernández, se fijó un espacio donde había venta pública de carnes, verduras y otros productos comestibles, lo que hizo que fuera conocida con el nombre de Plaza de la Verdura.

Hasta ese momento, la población no tenía demasiada necesidad de aprovisionarse de verduras, frutas o legumbres, ya que la mayoría eran agricultores y plantaban estas y otras hortalizas. La carne se vendía en las carnicerías, que también dispensaban ultramarinos, y el tabaco se vendía en las barberías.

Con el crecimiento del comercio de la naranja y, por tanto, de la población que vivía en Carcaixent y que no eran propietarios de tierras, se creó la necesidad de establecer un punto de venta fijo para que la gente pudiera comprar viandas para alimento diario, y fue en ese momento cuando nació el mercado al por menor.

Con el cambio al siglo XX, una de las necesidades urbanísticas más importantes que se planteó era la construcción de un nuevo edificio para mercado, ya que así lo exigía la importancia económica de la población y las disposiciones de salubridad.

 
El 2 de diciembre de 1925, del Ayuntamiento de Carcaixent reunido en sesión plenaria aprobó la ejecución de un importante Plan de Reformas para la ciudad. Entre otras muchas obras, preveía la construcción de un nuevo Mercado Municipal.

Una de las dificultades más importantes que existía era la falta de terrenos donde construir el edificio; se plantearon diferentes ubicaciones y proyectos pero la solución definitiva la dio, en 1931, José Vidal Canet, comerciante, empresario y entonces concejal. Ofreció gratuitamente al Ayuntamiento los terrenos necesarios destinados a hacer el Mercado y las calles adyacentes al final de la calle Maestro Giner, que entonces eran campos. La corporación municipal, presidida por José Donat Sanz, aceptó el ofrecimiento hecho por Vidal y rápidamente se emprendió el proyecto.

 

Se encargó el proyecto al arquitecto municipal Alfredo Burguera Dolz de Castellar. Las obras comenzaron el año 1932 y fueron adjudicadas al contratista Bautista Fillol Borràs por un presupuesto final de 424.592,62 pesetas.

En octubre de 1934, una vez finalizadas las obras, se hicieron unas jornadas de puertas abiertas para toda la población pudiera conocerlo. La inauguración oficial se hizo el 11 de noviembre del mismo año.

El edificio es una pieza rectangular de grandes dimensiones que tiene una planta de 33 X 75.80 metros. El edificio está muy elevado sobre el nivel del suelo para evitar posibles inundaciones. Destaca la gran nave central, con unas naves laterales adosadas que son de menor altura. El exterior se hizo con ladrillo de caravista, amplios ventanales que permiten la entrada de luz y una buena ventilación. La decoración exterior, con plaquetas cerámicas de color azul donde destacan dos paneles con el escudo de la ciudad.

El edificio de estilo modernista tiene cuatro entradas y en una de ellas, la que da la actual calle de Ramón y Cajal, escribe el año de construcción 1934 realizado con forja.

Durante más de 50 años el Mercado Municipal se ha mantenido tal y como se construyó, sólo con reformas necesarias por el paso del tiempo y por la normativa vigente en cada momento.

A finales de los 90, el Ayuntamiento abordó una reforma integral del interior del edificio para modernizarlo. Así, entre otras muchas obras relacionadas con los servicios de agua, alumbrado, aire acondicionado, etc., Se llevó a cabo un cambio total del aspecto interior. Se eliminaron los originarios bancos de piedra corridos que recurrían a la larga todo el edificio, y donde se ubicaban los puestos de fruta y verdura, el espacio en una de las naves laterales que se dedicaba a la actividad de pescadería. También se sustituyeron las paradas destinadas a otras actividades como venta de fiambres, ultramarinos, carnicerías o hornos para otras instalaciones más modernas que han permitido ampliar la oferta de actividades. Con la nueva disposición se han establecido una serie de servicios comunes para los comerciantes como son conserjería, cámara frigorífica, muelle de carga y descarga, o almacén de envases y vestuarios, etc.

A pesar de la envergadura de las obras, en ningún momento se cerró el Mercado al público, con lo cual y durante 75 años el Mercado Municipal de Carcaixent ha sido un referente de la venta al por menor por su excelencia.

No queremos dejar pasar la oportunidad de felicitar al Mercado Municipal y los mercaderes que allí trabajan por su 75 aniversario y por las prestaciones que las personas están y han estado han ofrecido en Carcaixent ya sus vecinos.

 

 

  • Plano de ubicación de los puestos de venta
    Plano de ubicación de los puestos de venta
  • Plano de ubicación puestos de venta mercadillo
    Plano de ubicación puestos de venta mercadillo